Cuando hacemos algo bueno o conseguimos algo difícil de realizar, a veces nos portamos orgullosos, y corremos el riesgo de ofender o hacer sentir mal a los demás. Al igual que cuando alguien nos corrige algo que estábamos haciendo de forma incorrecta, y no lo aceptamos ni cambiamos nuestra manera de actuar. En Tiempo Splash hablamos de la humildad.